Aprende a asesorar a los clientes de tu óptica

 

Hace tiempo que la venta ha cambiado para convertirse en una forma de asesoramiento, de manera que es el cliente quien decide comprar libremente y no se siente presionado a hacerlo.

 

En una óptica sucede lo mismo, todo empieza por convertirte en un asesor de compras centrado en el cliente. ¿Quieres saber cómo conseguirlo?

 

10 tips para asesorar a tus clientes y fidelizarlos

 

No olvides nunca este mantra: un cliente que se va satisfecho de tu óptica, es un cliente que comprará de nuevo y que te recomendará. Por lo tanto, cada vez que entre un cliente por la puerta de tu negocio no olvides los siguientes pasos:

 

1. Prepárate y prepara a tu equipo. La formación y la información de todo el personal de la óptica en aspectos  como los productos y servicios de la óptica o los protocolos de actuación son fundamentales, pero también lo es la forma de utilizar la empatía y la inteligencia emocional.

2. Escucha de forma activa. El momento en el que tu cliente te cuenta el problema por el que ha acudido a tu óptica es esencial, por lo que debes escucharle atentamente para realizar un buen asesoramiento. Debes escuchar, fijarte en qué y cómo lo dice, y preguntar todo lo necesario para llegar al fondo del problema. ¿Qué es lo que realmente le preocupa?

3. No olvides que eres un asesor en todos los sentidos. Tus productos y servicios no solo se enfocan a un problema de salud relacionado con la vista, sino que además se trata de un tema de imagen personal. Es decir, tendrás que ser asesor visual y asesor de imagen personal.

4. Conoce tus productos y servicios a fondo. Parece obvio, pero no lo es tanto, porque es importante que asocies las soluciones que aportan esos productos o servicios con los problemas de tus clientes y, sobre todo, les hagas ver a tus clientes cómo se pueden beneficiar.

5Aprende a ser proactivo. Si a tu cliente le cuesta decidir, sigue haciendo preguntas para ayudarle o bien dale un tiempo para ponerte en contacto con él en unos días y, si no tienes lo que busca, ofrécele una alternativa.

6. Utiliza un lenguaje que no sea muy técnico. Tus clientes no tienen los mismos conocimientos que tú, por lo que tendrás que utilizar palabras más sencillas cuando hables con ellos para crear confianza.

7. Recuerda el ingrediente esencial: la empatía. Ponte en el lugar de tu cliente, descubre qué es lo que siente y por qué, eso te permitirá optimizar el asesoramiento que das.

8. Aprende de las quejas. La queja de un cliente no es el fin del mundo, sino una excelente oportunidad de saber cómo puedes mejorar y en qué.

9. Realiza encuestas de satisfacción entre tus clientes. No es necesario que elabores encuestas larguísimas, basta con unas pocas preguntas, cortas, sencillas y bien enfocadas, a las que se puedan responder con un sí o no.

10. Transmite confianza a tu cliente. Cuando asesores a tu cliente, actúa siempre con seguridad, claridad, objetividad y transparencia. Harás que tu cliente se sienta más cómodo en tu óptica y quiera volver.

 

Asesorar a tus clientes, quiere decir ir más allá y captar el problema que tienen para poder ofrecerles la mejor solución. La fidelización es el resultado de un buen servicio de asesoramiento al cliente.