Comprar gafas en un bazar

 

Las gafas de sol, aparte de ser un complemento de moda, son un elemento fundamental para cuidar nuestra vista de los daños nocivos del sol.

Es muy importante informar a los usuarios de la importancia de proteger la vista con lentes de calidad y que conozcan los daños que pueden producir las gafas compradas en bazares o lugares donde no pasan los controles de calidad necesarios, mientras que en tu óptica sí lo hacen.

 

¿Qué debes comunicar a tus pacientes?

1. Llevar gafas de sol de mala calidad es peor que no llevar gafas de sol

Es importante que tus pacientes conozcan cómo funcionan sus ojos y que tienen un mecanismo de protección contra la luz. Cuando nos ponemos unas lentes oscuras de baja calidad y, por tanto, no protegen contra la radiación ultravioleta, las pupilas se dilatan y dejamos libre acceso a esta radiación nociva para nuestra vista. Por tanto, es mejor no llevar gafas de sol y que los ojos se protejan por sí solos que “engañarles” llevando gafas de sol sin controles de calidad.

2. Las gafas de sol no tienen edad

Es vital proteger los ojos a cualquier edad, especialmente los de los niños, puesto que sus ojos están en desarrollo y no usar gafas de sol puede provocarles daños irreparables. Informa a tus pacientes sobre los efectos dañinos del sol en la vista de sus hijos y conciénciales: las gafas no son simplemente un complemento con el que se vean monos.

3. Enfermedades que se relacionan con el uso de gafas de sol de mala calidad

Debes hacer saber a tus pacientes los diferentes problemas asociados al uso de gafas de sol de mala calidad, como por ejemplo:

- Quemaduras superficiales de la córnea.

- Daños en la conjuntiva que derivan a foto conjuntivitis, pterigion o pinguecula.

- Lesiones en los párpados, como blefaritis, queratosis actínica, enfermedad de Bowen o cáncer escamocelular.  

- Problemas en el cristalino, que pueden derivar en cataratas.

- Degeneración macular, una de las enfermedades de la vista más grave, que puede terminar en la pérdida de visión central.

4. Que sean polarizadas no quiere decir que sean de mayor calidad

Esto es un mito muy arraigado entre nuestros pacientes; infórmales de que las lentes polarizadas disminuyen la presencia de reflejos y ofrecen una visión más confortable, pero no por ello son de mejor calidad que las lentes sin polarizar.

 

¿En qué deben fijarse tus clientes a la hora de comprarse gafas de sol?

· Transmisión de luz entre el 3-100%.

· Filtrado UV mínimo de un 99%, etiquetado como UV400.

· Todas las gafas deben ir acompañadas de un folleto del fabricante en el que se indiquen sus datos, la categoría del filtro solar, cuidado, etc.

· Cumplimiento de normas, como ausencia de inflamabilidad, resistencia mecánica o etiqueta CE, entre otras.