Tratamientos para curar el ojo rojo

 

El enrojecimiento ocular se produce cuando los pequeños vasos sanguíneos situados bajo la superficie del ojo se inflaman o dilatan, normalmente como reacción a un agente externo que los irrita. Por eso, suelen aparecer en la época de rinitis alérgica o tras algunas circunstancias, como nadar en una piscina con cloro o permanecer en un ambiente con humo. Pero ¿qué tratamiento es el adecuado? ¡Vamos a verlo!

 

Cuando visitar, sí o sí, al especialista.

Se recomienda acudir al especialista siempre que el ojo rojo aparezca asociado a otros síntomas, como:

· Secreciones mucosas amarillentas u oscuras, que podrían indicar una infección.

· Dolor en el ojo.

· Sensibilidad excesiva a la luz.

· Fiebre o malestar general.

· Duración del enrojecimiento superior a una semana.

· Contacto con personas que sufran conjuntivitis.

 

Tratamientos para el ojo rojo

Siempre que no se experimente ninguno de los síntomas anteriores, lo más probable es que el enrojecimiento ocular no revista gravedad y, en ese caso, el ojo rojo se puede paliar con tratamientos específicos que no necesitan prescripción médica ni receta, como pueden ser:

· Aplicación de lágrimas artificiales.

· Gotas antihistamínicas. Especialmente indicada para los casos de alergia estacional.

· Gotas antihistamínicas con esteroides. Recomendada para los casos que han sido diagnosticados previamente de alergias que provocan ojo rojo.

· Aplicación de compresas frías. Permite aliviar y descongestionar el ojo cuando su rojez se produce por una irritación externa, se debe aplicar un par de veces al día.

· Evitar elementos irritantes. La prevención es fundamental, por lo que se debe procurar no exponerse al humo del tabaco, gases, polen, polvo o cloro, así como elementos que generen reacciones alérgicas.

· Lavado de manos frecuente. Evitar tocarse los ojos con las manos salvo que se acaben de lavar. Además, utilizar sábanas y toallas limpias a diario ayudará no solo a tratar el enrojecimiento ocular sino a prevenir que se genere de nuevo.

 

En caso de duda, la recomendación pasa siempre por acudir al especialista para que sea quien evalúe y determine el tratamiento adecuado para cada caso.