Recomendaciones uso de pantallas

 

La sociedad española cada vez utiliza más horas los dispositivos electrónicos al día, ya sea en el trabajo o fuera de él. En el caso de las personas jóvenes, de hasta 30 años, se pasan frente a las pantallas digitales alrededor de 10 horas al día y las personas de entre 30 y 65 años una media de 8 horas y media.

Debido a esta gran cantidad de horas dedicadas a las nuevas tecnologías, casi el 90% de la población presenta problemas de salud visual ocasionados por el uso excesivo de las pantallas. Los más frecuentes son sequedad ocular, fatiga visual, escozor de ojos, sequedad, sensación de tener tierra dentro del ojo y enrojecimiento. Seguro que muchos pacientes hayan llegado a tu óptica con estos síntomas y, además, tú los padezcas también.

 

¿Qué peligros tiene el uso excesivo de pantallas?

Los síntomas más frecuentes son los mencionados anteriormente, además de un aumento de las dioptrías en personas con miopía. La luz que desprenden las pantallas puede ocasionar un envejecimiento prematuro de la retina y el cristalino, aparte de ser uno de los principales factores del DMAE (Degeneración Macular Relacionada con la Edad).

Pero la vista no es la única que padece los problemas de estar durante tantas horas frente a un ordenador o el teléfono móvil, un 66% de la población española asegura tener molestias en el cuello por mirar a una pantalla que no se encuentra en el ángulo de visión adecuado.  

También es frecuente el dolor en codos, muñecas y dedos por el uso del teclado de forma excesiva o tener la mano posada en el ratón durante muchas horas.

 

¿Qué puedes recomendar a tus pacientes?

Es evidente que no podemos pedir a nuestros pacientes que dejen de utilizar las pantallas en su día a día, puesto que en muchos casos trabajan frente a ellas durante las 8 horas de su jornada laboral. Puedes recomendarles que realicen unos sencillos tips para que puedan cuidar su vista:

 

· Cada 15 minutos aparta la vista de las pantallas y fija la mirada en un punto que se encuentre alejado durante alrededor de 10 segundos. La musculatura se relaja cuando miramos al horizonte, mientras que cuando miramos a un punto cercano se realiza un mayor esfuerzo.

· Mantén una distancia de entre 65-70 centímetros entre tus ojos y la pantalla del ordenador para tener confort visual. Mirar a una pantalla a menos de 40cm durante más de dos horas seguidas provocará fatiga visual.

· Tener buena iluminación ambiental. Hay que evitar la luz directa en los ojos para evitar los reflejos que producen molestias en los ojos y hacen que forcemos la vista.

· Utilizar lágrimas artificiales. Cuando utilizamos lentes de contacto o estamos mucho tiempo frente a las pantallas, nuestros ojos se resecan y padecen molestias. Utilizar lágrimas artificiales o crear un ambiente húmedo en tu espacio de trabajo ayudará a reducir los síntomas.

· Usar pantallas que se autocalibren con la luz ambiental y con buena resolución ayuda a no forzar la vista.

 

La tecnología también está haciendo lo posible por reducir los problemas visuales con apps que reducen la luz azul en smartphones y ordenadores mediante el ajuste de filtros y brillo de las pantallas.

 

A pesar de ser tips básicos, es probable que tus pacientes se olviden de ellos ya que hoy en día no podemos prescindir de las pantallas. Así que hagamos todo lo que esté en nuestras manos por proteger y cuidar nuestra vista y la de nuestros pacientes.