El 89% de los consumidores que hayan vivido una mala experiencia en un negocio, lo contarán a sus familiares, amigos o por redes sociales.

 

Tratar de manera adecuada a tus clientes es vital para que vivan una experiencia positiva en tu óptica. ¿Alguna vez has pensado “no vuelvo a este establecimiento porque no me han tratado bien”? Tus pacientes también pueden pensarlo, así que debes dejar tus problemas fuera de la óptica y ofrecer un trato excepcional a todo aquel que pase a tu negocio.

 

¿Qué debes hacer desde que entra un cliente en tu óptica?

Son cosas muy obvias, pero hay veces que se nos olvidan, ¡presta atención!

· Saluda al cliente antes de que pasen 30 segundos desde que ha entrado.

· Sé amable y sonríe. Interésate por saber cuáles son sus necesidades y qué productos o servicios pueden cubrirlas con tu mejor cara.

· Enseña tus productos y servicios. Una vez que conozcas las necesidades que puedes satisfacer, guíale hasta el producto que busca. Hazle todas las pruebas que necesita para conocer exactamente el producto que puedes ofrecerle con profesionalidad.

· Convierte al potencial cliente en cliente. Demuestra a tus clientes que en tu óptica obtendrá un servicio de calidad que no podrán conseguir en cualquier local de la competencia.

· Ventas adicionales. Cuando hayas conseguido la confianza de tu cliente para que seas su óptico de referencia, puedes mostrarle productos complementarios. Por ejemplo, si va a comprar unas gafas, muéstrale los diferentes accesorios que puede llevarse, como sprays para limpiar los cristales, cordones, gamuzas o un descuento para unas segundas gafas graduadas. Además, puedes ofrecer a tus pacientes complementos alimenticios para mejorar la visión, cosmética natural o productos de maquillaje hipoalergénicos para personas sensibles a los componentes del maquillaje convencional.

· Pídele los datos. Guarda a cada cliente en la base de datos para poder informarle, si desea, de las novedades que habrá en tu óptica y posibles promociones. Y por supuesto ¡No te olvides de la nueva normativa del RGPD!

· Sé agradable hasta el final. Haz que tu cliente se vaya con una sonrisa de tu establecimiento y se alegre por haber comprado en tu óptica y no en cualquier otra.

 

Es muy importante que practiques el customer care para que tus clientes tengan un buen recuerdo de tu óptica y recomienden tu establecimiento antes que el de la competencia.

 

¿Qué supone una mala experiencia de cliente?

Por norma general, tendemos a contar las experiencias negativas más que las positivas. Es por esto, por lo que el 89% de los consumidores que han tenido una mala experiencia en un establecimiento cuentan a sus conocidos lo sucedido, mientras que el porcentaje de una experiencia positiva bajará al 77%.

 

¿Cómo puedes afrontar una mala experiencia?

Ante todo, debes mostrar calma con tus clientes y transmitirles tranquilidad ante cualquier situación.  Recompensa los posibles fallos que hayas podido cometer con tu cliente y ofrécele una solución rápidamente. Por ejemplo, si te demoras con la entrega de un producto con un cliente, hazle un obsequio para compensar esta circunstancia.

Hoy en día es muy común ver quejas y relatos de experiencias, tanto negativas como positivas, en las redes sociales, lo que hará que se propaguen con mucha más rapidez, pudiéndose ver la imagen de tu óptica dañada en unos segundos por una mala experiencia. ¡Esfuérzate para que todos tus clientes salgan satisfechos de tu negocio!