Qué son y cómo aprovechar los puntos calientes de tu óptica

 

Te habrás fijado en que hay zonas dentro de tu óptica que llaman más la atención que otras. No son casualidades, se trata de puntos calientes.

 

Estos puntos, dentro de un negocio, son aquellas zonas por las que, de forma natural, hay más tránsito de clientes y se fijan más en los productos que se encuentran ubicados ahí. Por el contrario, también tenemos puntos fríos, éstos son aquellos por los que hay un menor tránsito de personas y los productos no llaman tanto la atención como en el resto de la óptica. Hay que saber sacar el máximo partido de todas las zonas de tu negocio, haciendo relucir los puntos calientes y potenciando los fríos para sacar su máximo partido.

 

Normalmente, los puntos calientes son los que se encuentran en una situación estratégica; es decir cerca de las cajas o aquellas zonas que tienen una buena iluminación y decoración. Hay que estudiar el comportamiento de los clientes para conocer cuáles son los puntos calientes de forma natural y, en base a ello, colocar allí los productos que nos dejen un mayor margen de venta, puesto que se van a vender más que el resto.

 

¿Qué pasa si tu óptica no dispone de una zona caliente concreta?

 

¡Créala! Puedes formar un punto caliente para tu negocio mediante la implantación de elementos que llamen la atención de tus clientes, como pueden ser cabeceras de una determinada marca de gafas que destaque sobre el resto, colocar vitrinas muy bien iluminadas, o bien señalar ofertas o promociones sobre los productos de una forma llamativa y estética. De esta forma, lograrás llamar la atención sobre los productos que tú elijas para potenciar su venta de una forma sencilla.

 

Aprovechar la colocación de los productos dentro de tu lineal.

 

Aquellos productos que se encuentren a la altura de la vista serán los que se miren más y, por tanto, tengan una mayor probabilidad de venta. Pon en estas zonas las monturas que dejen un mayor margen de venta para tu óptica.

 

Las ventajas más significativas que encontrarás tras realizar una buena distribución de tus productos son las siguientes:

· Optimización del espacio de tu óptica

· Favoreces la compra por impulso, en la que el cliente compra productos sin tenerlo pensado. Como puede ser algún accesorio para el cuidado de sus lentes.

· Podrás implementar estrategias psicológicas, guiando al cliente a la compra de diferentes productos en la misma compra o productos que dejen un mayor margen en tu negocio.

· Posibilidad de desarrollar la creatividad en tu negocio

 

Sacar el máximo partido de las zonas frías de tu negocio.

 

Dota de una buena iluminación aquellos puntos que tengan poco tránsito de forma natural y decóralas de una forma visual para que capte la atención de tus clientes. Otra forma de conseguir atraer a tus clientes a las zonas frías es guiarlos con las vitrinas y muebles que tengas dispuestos, márcales el camino que deben seguir de manera sutil.


¡Echa un vistazo a nuestro artículo de escaparatismo y comienza a potenciar las diferentes zonas de tu óptica y poder sacarle el máximo partido!