Segundas rebajas en tu óptica

 

Todas las temporadas son noticia los descuentos engañosos y las ofertas que atentan contra los derechos de los consumidores, pero… ¿conoces qué puedes y qué no puedes hacer? Infórmate de la normativa vigente para evitar problemas, leyendo la Ley de Ordenación del Comercio Minorista y la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios (sobre todo, el título IV).

 

Previsión, análisis y sorpresa

Gestionar el stock, llevar a cabo acciones de difusión y publicidad… Las rebajas son un periodo complicado por todas las tareas adicionales que conllevan, además del aumento de la demanda. Por lo tanto, el primer consejo para que sean un éxito es que seas previsor y trates de prepararlas con antelación.

Para ello, evalúa los costes que vas a tener (impuestos, transportes, refuerzo de personal…) y, en base a ellos, analiza el margen de beneficio de tus productos para saber hasta cuánto puedes reducirlo para fijar tu descuento.

Los consumidores compran más y más rápido si el producto o descuento se agota pronto. Por lo tanto, aprovecha para alargar las rebajas cambiando los productos en oferta para que quienes entren en tu óptica sean conscientes de que están encontrando una oportunidad única que deben aprovechar.

 

Las claves de las rebajas

Si no vendes tus rebajas como únicas, tus clientes nunca las percibirán de esa forma. Y es posible que ni siquiera se enteren de ellas. Por lo tanto, no te cortes: deja claro que estás en rebajas, en tu escaparate y en tus redes sociales, muestra claramente los descuentos y aprovecha para generar todo el ruido que puedas con ellas. Cuanta más gente sepa de tus rebajas, más clientes potenciales cruzarán tu puerta y podrás conquistar. ¡Fíjate!

 

· Los descuentos, bien claros. La ley española establece la obligación de mostrar el precio anterior, el porcentaje de descuento y el precio rebajado. No olvides señalar las tres cifras para cumplir con la normativa. La recomendación pasa por mostrar el precio anterior en tamaño pequeño y tachado y el precio rebajado en formato más grande para que destaque.

· El escaparate, llamativo. Es una muestra de las ofertas que se pueden encontrar dentro de la óptica y el reclamo principal para que quienes pasen por delante de tu puerta, la crucen. Aprovecha para incluir en él tus mejores descuentos y utiliza colores llamativos en tu cartelería. Recuerda: el rojo es el tono que mejor funciona en estas ocasiones.

· Las rebajas, en tus redes sociales. Informa a tus clientes que estás de rebajas y recuérdaselo varias veces durante el periodo en que estén activas las ofertas. Hazlo no solo diciendo que en tu óptica podrán encontrar ofertas únicas, sino mostrando qué productos podrán encontrar, así como la evolución de los precios.

 

¿Preparado para las rebajas?