Uso de pantallas en niños.

 

La ciencia ya ha demostrado que una sobreexposición de los más pequeños a las pantallas puede provocar trastornos en la conducta, sin embargo, la salud física también se ve afectada, concretamente, la salud ocular . Entérate sobre el impacto que tiene el uso de las nuevas tecnologías en los niños leyendo nuestro post. A continuación, te enumeramos los elementos nocivos que emiten las pantallas digitales.

 

1. La luz infrarroja

Este tipo de luz incide sobre las capas más profundas del ojo, llegando a provocar quemaduras en los tejidos. Tienen mayor longitud de onda que la luz visible, por lo que el ojo no capta su radiación, pero la sufre.

El cristalino y la córneason las estructuras más afectadas y en los casos más extremos, los infrarrojos pueden llegar a provocar cataratas precoces . Aparatos tan comunes como mandos a distancia, emiten este tipo de radiaciones.

 

2. Los rayos ultravioleta

El sol no es la única fuente que emite este tipo de rayos: ordenadores, tablets y teléfonos móviles, emiten gran cantidad de radiaciones perjudiciales para el ojo. Un niño sometido a la radiación ultravioleta de forma regular tendrá más posibilidades de sufrir fotoqueratitis y eritemas.

 

3. La luz azul

Forma parte del espectro de luz visible, es decir, que nuestro ojo es capaz de captar su longitud de onda , pero no su temperatura. Si un niño acerca mucho su cara a una pantalla repetidamente será más susceptible, en edad adulta, de padecer, desde quemaduras en la córnea, debido a la producción de oxidantes que debilitan a las células oculares, hasta degeneración macular.

 

La irrupción de las tecnologías móviles ha generado estilos de vida, en los que incluso los más pequeños de la casa están en contacto constante con las pantallas digitales. Esta realidad ha provocado la llegada de enfermedades oculares, que obliga a buscar nuevas formas de concienciación para proteger a los niños frente a los perjudiciales efectos de la luz artificial.